logo

Un norte desconocido

Una historia que comienza en oscuras carreteras sin música para una puesta al día. Cuando por fin Patty Smith en subidas y profundas curvas se quedo muda al encontrar monos verdes que indicaban el irrisorio camino.

Parece que los albergues están vacíos, por si acaso, redes atrapa brujas bordean las camas.

El sol entra por la ventana y descubre un valle enorme y trae los desayunos a ritmo “requetón” con leche sin lactosa y croissants no del todo sonrientes.

Comienza la ruta de carretera para visitar a las brujas a Zugarramurdi, encontrar las cascadas de Etrratxu en el Barrio de Gorostapolo. Recorrer las calles (no) inundadas mientras el cine de los valles de Baztan dejan pantones nuevos en la memoria.    

Un relato de imágenes, de varios tipos y de pasteles con muchos colores.

Zugarramurdi. 

Las brujas del valle comían a las personas, hoy sus moradas están llenas de ordas de turistas. Un pueblo con exquisitos sabores de una gastronomía extendida. Continuar descubriendo.

Etrratxu y el Barrio de Gorostapolo.

Los valles de Baztan esconden cascadas y dólmenes en el pueblo de Etrratxu. Caminando por senderos llenos de raices, árboles, ovejas, alambres, piedras, asfalto, grijilla y barro se ocultan cascadas. Cascadas minis y grandes. Continuar descubriendo.

 

Elizondo.

Pueblos con vida y con marcas de agua que un día lleno los edificios y las casas. Un río peligroso y cargado de leyendas.

Published by

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *